La teoría de las 3 capas

24/01/2015 - 12:43

Esquí y snow

0 comentarios

Poco a poco vamos viendo cómo descienden las temperaturas, cómo los termómetros de calle nos muestran valores que lejos quedan de las cifras alcanzadas en este particular “veroño” que hemos vivido en España. Pese a que algunos con la llegada del frío deciden encender el fuego y quedarse en casa bajo una mantita polar, los más valientes y aventureros optan por lanzarse a la montaña a hacer senderismo, escalada, descenso de barrancos, trekking o a las innumerables pistas de esquí a poner en práctica lo aprendido en temporadas anteriores o a iniciarse en el arte del snow o del esquí (tanto alpino como de montaña).

esquiador snow

En Ferrer hemos versionado un poco el refranero español y pensamos que cuando el frío aprieta… no puede faltar la chaqueta, y por eso hoy queremos hablaros de la teoría de las tres capas, que como imagináis consiste en la combinación de tres capas de ropa con las que podemos crear nuestro propio microclima capaz de proteger el cuerpo de las inclemencias metereológicas y de nuestro sudor.

El objetivo de esta teoría radica en mantener la temperatura de confort en el individuo, que oscila entre los 36’8ºC y los 37’5ºC y que puede perderse debido a las siguientes causas: o Conducción: propagación de calor entre dos cuerpos en la que el cuerpo cálido cede calor al más frío, como cuando nos sentamos encima de una piedra fría. o convección: penetración del aire frío en nuestras prendas que consigue hacer descender la temperatura corporal. o Transpiración del sudor. o radiación de calor al exterior, que se pierde en caso de no aislarnos correctamente del exterior.

La teoría, cuyo argumento fundamental se encuentra en que es mucho mejor llevar varias capas finas que una gruesa (no solo por la creación de barreras térmicas a base de aire entre las capas sino porque la polivalencia del sistema de las tres capas permitirá poner o quitar más prendas en función de las necesidades, consiguiendo en todo momento una apropiada regulación térmica), es la siguiente:

o Primera capa, capa interior o segunda piel: se trata como su propio nombre indica, de la capa que se encuentra en contacto con la piel y cuya función principal es alejar el sudor de la piel evitando la sensación de humedad y que el propio cuerpo se enfríe. En esta primera capa se utilizarán prendas de materiales no absorbentes compuestos por fibras sintéticas (como el poliéster, poliprolieno o clorofibra) o lana de nueva generación con hilaturas de baja conductividad térmica… en definitiva, prendas que dejen pasar todo el sudor producido por nuestro cuerpo y que mantengan el calor corporal. Es importante evitar en esta capa las camisetas de algodón que se empapan con facilidad y que tardan mucho tiempo en secarse. Alguna de las recomendaciones que os hacemos desde Ferrer es que adquiráis las prendas justas (para evitar que penetre el viento entre ellas) y lo suficiente largas como para cubrir con holgura la parte de los riñones que cumplan sobre todo con la evacuación perfecta del sudor y la humedad y que sean permeables al aire. Por lo tanto, dentro de esta capa estarán: camisetas interiores, mallas y guantes térmicos.

o Segunda capa, capa de aislamiento o capa de abrigo: su función es aislar térmicamente, y por lo tanto, no calientan de manera directa, sino que retienen el calor que genera el cuerpo e impiden su enfriamiento, favoreciendo al mismo tiempo la evacuación del sudor. La idea básica es utilizar materiales aislantes y que aún estando mojados, consigan mantener sus propiedades aislantes y transpirables intactas, como por ejemplo fibras sintéticas (poliéster) y naturales que mantengan el calor(lana). Dentro de la capa de aislamiento encontramos: forros polares, pantalones de trekking, gorros, guantes polares, manoplas y mitones, y calcetines.

o Tercera capa, capa de protección o capa exterior: su función será la de proteger de tres factores muy importantes: humedad exterior, viento exterior (evitar sensación de frío que provoca el viento), y del sudor, permitiendo su evacuación. Así, dentro de esta última capa encontraremos: chaquetas con membrana impermeable, cortavientos, softshells, pantalones con membrana impermeable y guantes con membrana impermeable.

Es importante elegir prendas de buena calidad lo más transpirables posible para evitar empapar la ropa o incluso hipotermias, resistente a rozaduras, abrasión y desgarros, puesto que se encuentra en contacto directo con el exterior, como por ejemplo las siguientes prendas de Dainesse que cumplen con todos los requisitos de la tercera capa, y que además, se encuentran en Ferrer:

Una teoría que estamos seguros que va a ser de mucha utilidad para todos los fanáticos del deporte al aire libre en esta época en la que ya azota el frío.

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

¿Quieres compartirlo?

Comentarios

¿Quieres comentar este artículo?