Tipos de esquís… ¡para todos los gustos!

23/01/2014 - 10:00

Esquí y snow

0 comentarios

Parece una sencilla tarea ir a comprar un esquí… Y sabéis que nosotros siempre lo es, porque os asesoramos sobre lo que necesitáis y lo que os puede ir mejor en función de vuestro estilo, capacidad, nivel… Pero no está de más conocer los diferentes tipos de esquí que existen en el mercado y de eso vamos a hablaros hoy, porque son muchos y sirven para cosas diferentes. Y como decían por ahí… “¡el saber no ocupa lugar!”.

Pero antes, un inciso previo fundamental para entender el cambio de los esquís en los últimos años. Cuando el estilo de esquiar cambió, también lo hicieron los esquís, como es lógico… Así apareció el “carving” y los esquís "carver", que permiten acelerar el aprendizaje por su diseño más ancho en los extremos que en la parte media y su forma parabólica, que permite realizar giros con un menor esfuerzo físico y mayor eficacia. Ahora prácticamente todos los esquís son carver, la tecnología usada funcionó muy bien y ahora todas las marcas la han aplicado en sus diferentes modelos de esquís. Su polivalencia y fácil conducción los hicieron triunfar. Son más cortos que los que se fabricaban antes, mucho más anchos y con ellos es más fácil descender por las pistas, favorecen los giros y el descenso inclinado hacia la nieve, y están hechos para todo tipo de esquiador aficionado que, eso sí, deberá elegir el esquí de este tipo más adecuado en función de sus características técnicas y de su nivel de esquí.

A continuación os hablamos de algunos tipos de esquí y de sus principales funciones y características. En primer lugar, os hablamos del esquí de los campeones, bien el Racing, el Slalom, el Gigante o el Supergigante, son los utilizados en competición y que rara vez usaremos nosotros como usuarios aficionados por sus condiciones mucho más técnicas y pesadas. El racing es más estrecho en el centro, el Slalom más corto y el Gigante algo más largo.

Ahora puedes encontrar los llamados esquís Polivalentes “All Condition”, que se usan tanto por hombres como por mujeres y que son totalmente polivalentes, se adaptan casi a cualquier nivel y superficie. Son esquís todo terreno, efectivos para giros conducidos en pista y también para salir fuera, por nieves duras o primaverales... Un esquí para esquiadores con nivel que esquían por diferentes zonas y superficies.

Y si habéis visto por las pistas a alguien esquiando con mini esquís, no penséis que se los ha cogido a su hijo para hacer unas bajadas… No no. Esos son los llamados Big Foot, son esquís mucho más cortos que los normales (unos 95 cm.), muy manejables y fáciles de llevar si no eres un experto esquiador. Pero ten en cuenta que también son menos estables y que no te proporcionan las mismas funcionalidades de un esquí tradicional. Son más apropiados para divertirte y pasar un buen rato bajando por las pistas más que para aprender o progresar en el esquí.

Si te gusta subir además de bajar, puedes iniciarte si quieres en el esquí de travesía. Son más ligeros y el talón se suelta de las fijaciones para ascender la cumbre con ellos (usando materiales que evitan que el esquí se deslice hacia abajo) y se vuelve a fijar para descender esquiando, con un estilo más pausado y totalmente diferente al esquí de desdenso. En esa línea, también está el esquí de Telemark, donde las fijaciones también permiten soltar el pie de las mismas y con los que descendemos por la montaña flexionando las rodillas en cada giro.

Por último, queremos hablaros de los esquís más buscados por los locos de las pistas, los jóvenes (y no tan jóveness) que les encanta ir un poco más al límite y esquiar con un estilo propio, un estilo libre… Es el llamado esquí acrobático y se practica con los esquís llamados Free Style y son tablas para esquiar más en un Snowpark o Halp Pipe que por una pista tradicional. Su principal característica es su mayor anchura total, que aporta estabilidad, que son más cortos y su doble espátula arqueada hacia arriba, es decir, son iguales por delante que por detrás, lo que permite esquiar marcha adelante, marcha atrás, saltar y dar giros cayendo a la nieve de frente o de espaldas, esquiar fuera de pistas… (aunque eso no es recomendable…). Están dirigidos a esquiadores con un nivel alto de esquí y que les guste hacer “piruetas”.

¡Ah! Y no nos olvidamos de los esquís para mujeres, sí sí, porque sus condiciones físicas son diferentes y sus necesidades también. Por eso, son esquís más ligeros, con fijaciones también menos pesadas, con el centro más adelantado en la tabla y por supuesto... ¡con diseños hechos especialmente pensados para ellas! mucho más femeninos y con serigrafías especialmente diseñadas para ellas. 

¿Y los más pequeños de la casa? Pues para ellos están los esquís junior, lógicamente más pequeños y ligeros para favorecer el aprendizaje de los niños.

Si te ha gustado este artículo... ¡compártelo!

¿Quieres compartirlo?

Comentarios

¿Quieres comentar este artículo?