Líderes, héroes y salvadores de un equipo

04/12/2013 - 10:35

El post del entrenador

0 comentarios

¿Cómo vemos el liderazgo dentro de un equipo? Me parece un tema muy interesante al que todos los entrenadores nos aferramos en algún momento. Citaré algunas cosas de una charla de Dave Meslin que me llamo la atención.

Empezaba la charla diciendo que nos preguntásemos qué tienen en común estas nueve películas: Matrix, Harry Potter, La brújula Dorada, Pokemon, Power Rangers, Sailor Moon, Crónicas de Narnia, Alicia en el País de las maravillas y La historia interminable.

¿Qué tienen en común? Pensemos por un momento…

Todos son héroes elegidos. Alguien les dijo: “Eres el elegido, lo dice la profecía. Debes salvar al mundo” y entonces salvaron al mundo porque les dijeron que lo hicieran. Esto ayuda a entender por qué a muchos jugadores les cuesta verse como líderes... Se debe, principalemente, a que tienen una idea errónea de lo que es el liderazgo.

Analicemos lo que supone ser un auténtico líder en el vestuario de un equipo.

En primer lugar, un esfuerzo heróico es un esfuerzo colectivo. Es decir, un líder es alguien que provoca un sentir general en el equipo, dirigido a lo que se puede conseguir entre todos más que a aquello por lo que puede ser reconocido uno mismo. No se trata de ser el que marca el último gol, el héroe de la afición, el que decide los últimos pases, el que acapara la atención... En definitiva, no se trata de ser el salvador del equipo. El líder es aquel que ayuda a hacer mejores a sus compañeros en beneficio del equipo.

En segundo lugar, es imperfecto. No es muy glamuroso y no acaba y empieza repentinamente, es un proceso que dura toda la vida. No se trata de que él solucione siempre el partido, ni de que todo gire en torno a él. No culmina con la consecución del último gol o de un título, sino que es un proceso en el que, sin darse cuenta, consigue estimular a sus compañeros. Es un camino, una forma de hacer, sentir y vivir, que no acaba. Se nota a diario, no sólo en los partidos.

Y además es voluntario. Sí, es voluntario. Si enseñamos a los niños que el heroísmo empieza cuando te ponen una marca en la frente o porque eres parte de una profecía, entonces están perdiendo lo más importante del liderazgo, que es que viene de adentro. Esta es la mejor y mayor de las motivaciones, aquella que no te permite las excusas de agentes externos sino que sale de uno mismo.

En definitiva, se trata de seguir tus propios sueños sin que te inviten y luego trabajar con otros para que se hagan realidad.

Yo sueño con líderes, no con héroes ni salvadores.

Que todos tengamos líderes y ayudemos como líderes es una receta infalible en el devenir de cualquier equipo.

 

Este post lo firma Jota, nuestro amigo y entrenador del equipo riojano de balonmano Naturhouse.

 

¿Quieres compartirlo?

Comentarios

¿Quieres comentar este artículo?